Juárez asina coas catro asociacións provinciais galegas un convenio para mellorar os labores de control leiteiro oficial

Este documento permitirá desenvolver as funcións e actividades do Centro Galego de Control Leiteiro (CEGACOL) que conforman os catro entes provinciais que supervisan o rendemento leiteiro (Africores)    

Con este convenio amósase o protagonismo que lle confire a Xunta a estas asociacións e aos propios gandeiros como pezas clave na recollida e tratamento da información procedente das explotacións


O conselleiro do Medio Rural, Samuel Juárez, asinou hoxe un convenio de colaboración cos presidentes das catro asociacións provinciais de control leiteiro (Africores) da Coruña, Lugo, Ourense e Pontevedra para desenvolver as funcións do Centro Galego de Control Leiteiro (CEGACOL) e participar no desenvolvemento do Programa de Mellora Xenética Frisón de Galicia 2011-2015.

Esta acordo ten como finalidade principal establecer o marco de financiamento, por parte da Xunta, das actividades de control leiteiro oficial, no marco de dito programa de mellora xenética. Así, concrétase e cuantifícase este apoio, partindo da consideración do lácteo como sector estratéxico. A dotación orzamentaria deste convenio ascende a 3,2 millóns de euros ata 2015.

Protagonismo dos gandeiros.

Con este convenio, tal e como salientou Samuel Juárez no acto de sinatura, amósase o claro protagonismo que lle confire a Xunta ás asociacións provinciais de control de rendemento leiteiro (e, xa que logo, aos gandeiros) como pezas clave na recollida e tratamento da información procedente das explotacións.

O titular de Medio Rural engadiu que coa creación do CEGACOL –e con este marco de financiamento– acádase, ademais, unha optimización dos recursos e unha maior eficiencia, xa que este centro actúa como órgano responsable e aglutinante das catro asociacións provinciais, xuntándose nel a xestión e os apoios.

A contía do financiamento por parte de Medio Rural ás Africores calcúlase proporcionalmente ao número de lactacións controladas anualmente por cada unha delas en cada provincia.

Colaboración activa.

De acordo co documento asinado hoxe, as Africores serán as encargadas de realizar a toma de mostras e recollida de datos para o control de rendementos, e comprométense ademais a prestar a súa colaboración activa no Programa galego de selección e mellora xenética do gando vacún frisón, participando activamente nas accións programadas pola Mesa técnica do mesmo e cooperando na difusión da mellora xenética e na implantación de mecanismos que permitan aos produtores de leite galegos acceder aos fondos xenéticos dispoñibles e resultantes da aplicación do programa.

Pola súa banda, Medio Rural exercerá o seguimento e control das actuacións obxecto deste convenio co persoal técnico da Dirección Xeral de Produción Agropecuaria.

Control de rendementos.

O Centro Galego de Control Leiteiro (CEGACOL) encárgase de realizar –baixo a supervisión da Consellería do Medio Rural– os labores de control de rendementos leiteiros da cabana gandeira galega e máis especificamente da raza frisona, que é a produtora de leite por antonomasia na nosa Comunidade.

Este centro non constitúe un ente ou organismo autónomo, senón que se trata dunha ferramenta para mellorar ese traballo de control a través da unión e colaboración de diferentes axentes: A propia Consellería do Medio Rural; as asociacións provinciais de control leiteiro (Africores); a Federación Frisona Galega, que xestiona o libro xenético desta raza, e o Laboratorio Interprofesional Galego de Análise do Leite, LIGAL. Todo isto baixo a supervisión e co financiamento da Xunta, a través de Medio Rural.

Información recopilada de : www.xunta.es Santiago, 25/11/2011

Presentación de las IX Jornadas Técnicas de Vacuno de Leche de Seragro

                              

La sede de Seragro Soc. Coop. Galega, ubicada en el polígono industrial Novo Milladoiro, acogió ayer la presentación de las IX Jornadas Técnicas de Vacuno de Leche, las cuales, después de ocho años celebrándose ininterrumpidamente, constituyen una cita muy consolidada en el calendario del sector ganadero gallego y reúnen, en cada edición, a cientos de productores y veterinarios.

Las jornadas de este año harán hincapié en los pilares técnicos en los que trabaja Seragro: reproducción, podología, alimentación, calidad de la leche y gestión técnica de la ganadería. Las charlas tendrán una orientación práctica y, además, el segundo día, también económica.

Esta novena edición, que como viene siendo habitual tendrá lugar en la facultad de Veterinaria de Lugo, reunirá los próximos 10 y 11 de noviembre a reconocidos veterinarios del ámbito internacional. Entre ellos, estarán presentes Noelia Silva del Río y Alfonso Lago, ambos veterinarios de origen gallega afincados en California y que departirán sobre manejo nutricional y sobre la evaluación de la ganadería empleando datos de control lechero, respectivamente. También se abordarán otros temas como la optimización de la producción mediante la mejora de la calidad de los ensilados, los factores que influyen en la incidencia de mamitis clínica o la reforma de la PAC 2013.

Las jornadas quedarán clausuradas con un brindis de leche que pretende ser un acto de promoción y, a la vez, reivindicativo de las bondades del consumo de leche y derivados lácteos.

 

Pincha aquí para acceder al  Link y ver el video de la presentación

Gestión de Recursos Humanos en Empresas Lecheras

Gestión de Recursos Humanos en Empresas Lecheras "Una alternativa, en la búsqueda de la eficiencia laboral" 

Los cambios tecnológicos sufridos por el sector lácteo han generado un crecimiento exponencial de la producción lechera y significan una verdadera revolución del concepto del tambo. La lechería moderna es una las empresas agropecuarias más dinámicas y exigentes de la actualidad y supone un desafío permanente para técnicos, productores y personal de tambos los cuales cada día deben manejar una mayor fuente de información y conocimientos técnicos para lograr una mayor eficiencia y rentabilidad del sistema. Por otra parte, es sabido que la producción de leche no sabe de feriados, paros o inclemencias del tiempo, siempre hay que estar, siempre hay que ordeñar, lo que supone un gran esfuerzo físico de todos los actores que debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar la empresa. Trabajar en sistemas de alta producción de leche, exige -como en ningún otro sistema productivo- compromiso laboral, constancia, sacrificio y superación permanente, lo que lleva al concepto general de que trabajar en un "Tambo Moderno" no es para cualquiera. 

Se debe tener presente que la "rutina laboral" es uno de los riesgos más importantes que tiene la producción lechera, tal vez una razón poderosa en el desanimo de la gente y uno de los factores negativos de importancia a la hora de valorar el trabajo del tambo por la gente joven. Es frecuente encontrar personas que hace años realizan la misma tarea: mañana y tarde ordeñan, detectan celos, o crían terneros, esta rutina es agobiadora, desalienta, aburre e impacta negativamente en la eficiencia laboral y calidad de vida de las personas. "No encuentro personal para el tambo" o "la gente no sirve para este trabajo" son a menudo problemas planteados por los propietarios de establecimientos, como una de las grandes trabas actuales para el desarrollo de los predios de alta producción. Sin embargo, estos mismos inconvenientes han sido planteados históricamente en el sector lechero; "Tal vez no eran verdad antes y tampoco lo son ahora?". 

En términos generales el sistema productivo lechero se suele analizar teniendo en cuenta indicadores reproductivos, sanitarios, agrícolas, financieros o de rentabilidad, pero raramente se tiene en cuenta al factor humano del establecimiento. Deberíamos tener presente que la mayor parte de la tareas del tambo son manejadas por el personal y en ocasiones una misma persona desarrolla varias actividades. En realidad cientos de decisiones se toman a diario al "pie de la vaca" y la gran mayoría de ellas son tomadas por la gente. Podríamos preguntarnos entonces: que seguridad tenemos de que esas decisiones sean las correctas para la salud de nuestras vacas?, o mas importante aún, para la rentabilidad de la empresa? Cuanto hemos trabajado en entrenar a las personas? Sabe el personal lo que hay que hacer? Sabe de los objetivos del tambo? Cuanto valoramos su trabajo? Es nuestra empresa un equipo de trabajo? 


La gestión de los Recursos Humanos y Sistematización de las actividades de los tambos son factores determinantes para enfrentar con éxito las nuevas exigencias de la lechería. 

Desde este punto de vista, el personal es el activo más valioso que tiene un establecimiento lechero y las vacas simples unidades de producción. En realidad obtener buenas vacas es relativamente sencillo pero construir personas para trabajar en un tambo es infinitamente más oneroso y complicado. La "Gestión de los Recursos Humanos" implica entre otras cosas la creación de un ambiente de eficiencia laboral en donde hacer lo correcto y dar lo mejor de uno da satisfacción, reconocimiento laboral e incluso beneficios económicos. 

Todas las tareas de un establecimiento lechero están interconectadas y dependen unas de otras. Es necesario que todos los integrantes de la empresa entiendan su dependencia laboral de los compañeros, que comprendan que los resultados de su trabajo e incluso la comodidad laboral dependen de que cada uno haga lo mejor posible su labor. Todas las funciones tienen su importancia en el andamiaje laboral de un tambo, esto es algo que debería ser destacado con claridad. En realidad podríamos ver a una empresa lechera como un gran "Equipo de Trabajo". Si alguien hace mal su tarea o si alguien no sabe hacer su tarea el sistema no funciona y si alguien afloja otro se recarga de trabajo. En este esquema no hay espacio para holgazanes, no hay espacio para hacer" Cebo". El sentimiento de responsabilidad laboral se hace cada vez más importante en la gente, el cinchar parejo un orgullo y es el propio equipo que no acepta otras reglas y se depura a si mismo.

Por otra parte la elaboración de los programas de trabajo, puesta de objetivos laborales y análisis de resultados en conjunto entre propietario, personal y técnicos constituye una herramienta poderosa a la hora de generar compromiso. El sentirse participe de las decisiones de la empresa y el sentir que se toman en cuenta las opiniones estimula a la gente a pensar, al aporte de ideas a la búsqueda de soluciones, desarrolla habilidades y genera participación y discusión claves para la obtención de resultados. La comprensión de estas ideas por parte del propietario y técnicos del establecimiento es imprescindible y supone un compromiso de trabajo orientado a la capacitación técnica del personal, provisión de herramientas para el buen desarrollo de las tareas, evaluación del trabajo, justo reconocimiento y motivación de la gente.

Cuando hablamos de "capacitación del personal" debemos tener presente que no es suficiente con enviar a las personas a realizar cursos de Inseminación, Podología, Crianza de terneros, etc. En términos generales muchas personas emprendedoras y entusiastas que aprenden nuevas tareas ni siquiera llegan aplicar lo que aprendieron cuando regresan al establecimiento. En realidad, el sistema de trabajo no esta preparado para recibirlos, se sienten solos en la lucha de solucionar la problemática, no encuentran valoración de su esfuerzo y paulatinamente abandonan las tareas para la cual fueron entrenados. El impacto de la capacitación laboral de nuestra gente dará sus mejores resultados dentro de un sistema integral de gestión de los recursos humanos.

Los establecimientos lecheros no deberían subestimar el potencial de conocimiento y experiencia de muchos de sus empleados. En ocasiones se buscan fuera del predio, soluciones técnicas que podrían encontrar respuesta en la propia gente. Años criando terneros, corriendo pastoreos o interactuando con técnicos suelen dar un conocimiento inigualable de ciertas tareas al personal.


La creación de un espacio para la transmisión horizontal de estos conocimientos a los integrantes del equipo y especialmente a los jóvenes que comienzan su labor, puede dar resultados sorprendentes y representa un estimulo reconfortante para la persona, que debería ser tenido en cuenta.

Es necesario tomar conciencia de las diferencias que existen entre las personas, no todo el personal muestra la misma capacidad laboral, disponibilidad al trabajo, compromiso, etc. El reconocimiento de estas diferencias puede ser de orden económico o de diversos beneficios laborales. La ausencia de diferenciación conduce a considerar que no vale la pena el esfuerzo ya que todo da igual, desestimula y en ocasiones origina riñas u enojos y un ambiente laboral de estancamiento y mediocridad. Se debe considerar los estímulos económicos con cierta precaución, en ocasiones el otorgamiento de dinero no genera los resultados esperados. Sin embargo, el reconocimiento honesto a la buena labor, la búsqueda de motivación, la generación de orgullo por el trabajo realizado suelen ser herramientas que activan fuerzas internas que estimulan el trabajo de la gente.

Deberíamos considerar a la contratación de personal de los tambos un momento clave y el inicio del trabajo en recursos humanos. Aún teniendo en cuenta las dificultades que existen para conseguir personal en determinados lugares, es necesario profesionalizar al máximo la contratación de la gente. Se debe tener presente todas las posibilidades actuales para encontrar personal, el Internet, la radio, las escuelas agrarias, las recomendaciones, la gente del pueblo, etc, esta amplitud de búsqueda enriquece las opciones. Es necesario plantear claramente los objetivos del establecimiento, la forma de trabajo del predio y todos los requerimientos que se consideren necesarios. La gente debe saber claramente lo que se espera de ella antes de ser contratada y el establecimiento debe conocer lo que la persona quiere y busca de su trabajo. Obviamente esto no asegura el éxito de la relación laboral pero el saber de antemano las características del trabajo evita frustraciones, malos entendidos, falsas expectativas y pérdidas de tiempo.

La gestión de los Recursos Humanos de un establecimiento lechero es un trabajo amplio, arduo y permanente, en donde no existen recetas. Los equipos de trabajo comprometidos se construyen día a día al igual que un ambiente de eficiencia y bienestar laboral. No hay soluciones mágicas ni inmediatas.

"La perdida de recursos humanos valiosos es algo que los establecimientos lecheros no deberían permitirse. Una vez que tenemos a las personas todos los esfuerzos deben estar destinados a conservarlos y potenciar su capacidad laboral y calidad de vida".

 

Juan Manuel Ramos Rama

Veterinario, Profesión Liberal. Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.

 

Obtención de un ensilado de maíz de calidad.

A lo largo del mes de agosto y septiembre muchos ganaderos invertirán parte de su tiempo en hacer silo de maíz para alimentar a sus vacas el resto del año. La calidad y la cantidad del forraje ensilado dependerá de muchos factores que pasan por la preparación del terreno y la correcta elección de las semillas, el cosechado de la planta con la madurez y humedad adecuada, el llenado y sellado del silo; y un desensilado correcto que minimice las pérdidas de materia seca.

Un ensilaje de maíz de alta calidad con un alto contenido en materia seca (>35 %) y rico en carbohidratos de rápida degradación reduce el coste de la ración, incrementa la ingestión de materia seca, aumenta la digestibilidad de la ración total e incrementa la producción de leche.

Por tanto, hay una importante diferencia económica de hacer un buen silo a un mal ensilado y muchos puntos a tener en cuenta a la hora de hacer obtener un ensilado de alta calidad.

1º – Cosechar a tiempo es de vital importancia.

Cosechar demasiado temprano puede reducir la deposición de almidón y cosechar demasiado tarde resultará en altos niveles de lignina, en una disminución en el consumo de alimento y en la presencia de granos sin digerir en las heces.El momento óptimo se alcanza cuando la humedad de la planta se encuentra entre el 65 y 70% (30-35% materia seca). Uno de los indicadores más utilizados (pero no el más exacto) para predecir la fecha óptima de recolección del maíz para ensilado ha sido valorar la “línea de leche del grano” (línea de separación entre la parte sólida amarilla y la parte blanca lechosa del grano). Debe hallarse en el momento de la cosecha entre ¼ como mínimo y ¾ como máximo.

                               

Pero determinar la materia seca de una muestra representativa obtenida del picado de 10 a 20 plantas enteras recogidas de diferentes zonas del campo con un Analizador de Koster es la mejor herramienta para conocer el momento óptimo de la cosecha. Si se decide controlar la humedad de las plantas, hay que tener en cuenta que la planta entera se seca hasta en un 0,5% por día, y en más de un 1% con tiempo caliente y seco. Por lo tanto, si se calcula la humedad y se obtiene un valor del 75% (25% MS), esto significa que de media se debe esperar unos 10 días para cosechar después de la medición, aunque esto puede variar con el tiempo y con la elección de los híbridos.

2º – Procesado mecánico de la planta.

El procesado mecánico con rodillos aplastadores en el momento de la cosecha se recomienda muy especialmente cuando el ensilado tiene gran proporción de granos y además están maduros. El no hacerlo puede suponer la pérdida de hasta un 25% de granos sin digerir en las heces. El objetivo es que más del 95% del grano debe estar roto pero no desecho.La valoración de las heces con herramientas como el Analizador de Digestión ayuda a cuantificar las pérdidas de grano y a tomar decisiones para el cambio de la ración.

3º – Altura de corte de la planta.

Otro factor importante es la altura de corte. El ensilaje recolectado a una altura de corte del suelo de 35 cm produce significativamente más producción de leche que el cortado a 15 cm del suelo. Esta parte del tallo contiene alta cantidad de fibra indigestible (lignina) y cenizas (tierra) que reducen la concentración energética del ensilado y por tanto de la ración total.

4º – Longitud de corte adecuada.

La longitud teórica de corte también afecta al rendimiento en la lactación y a la compactación en el silo por una menor presencia de oxígeno. La longitud media recomendada de corte es de 1,90 cm, con un rango entre 1,25 y 2,5 cm, en función del contenido en materia seca de la planta.

                             

Una buena manera de evaluar la longitud de corte es usando el Separador de Pennsilvania. Los valores en la criba superior serán del 10-20%, en la criba media del 40 al 70% y en la criba inferior del 30%. Los granos de maíz deben permanecer en la criba media.

5º – Use inoculantes para mejorar la digestibilidad.

El añadir inoculantes en los ensilados ha demostrado que reduce la pérdida de materia seca (2-3 %) y aumenta la digestibilidad de la materia orgánica (de 2 a 3 puntos). Esto, en la actualidad, supone una ganancia de 2 a 3 € por tonelada de ensilado.

6º – Llenado y pisado del silo adecuado para obtener una alta densidad.

El silo debe ser llenado lo más rápido posible, esta rapidez aumenta la eficiencia de la preservación del forraje ensilado. Llenar el silo rápidamente y bien compactado es el objetivo, para crear óptimas condiciones para una buena fermentación. El pisado del forraje y la distribución uniforme en capas delgadas (no más de 15 cm) en el momento del llenado, facilitan la eliminación del aire de la masa ensilada. La masa de forraje que entre en la trinchera en una hora debe ser como máximo 3-4 veces el peso del tractor. La densidad óptima para evitar la pérdida de materia seca asociada con microorganismos aerobios deberá ser superior a 350 Kg de materia seca/m3 y medida con un densímetro.

El sellado debe ser hermético y con una duración mínima de 21 días. El material usado suele ser plástico y debe estar en contacto con el ensilado sin que queden bolsas de aire. Más recientemente ha salido al mercado un material 10 veces menos permeable al oxígeno que el plástico normal dando mejores resultados.

Para mantener la compactación y evitar que se desprenda el plástico, se debe colocar peso, siendo más efectivas las láminas o planchas de goma que los neumáticos.

7º – Desensilado adecuado.

Casi la mitad de las pérdidas de materia seca (principalmente azúcares y almidones) ocurren durante el almacenamiento y el desensilado. La tasa de retiro diario mínima debe ser de 15cm y a ser posible, mejor de 30cm/día.El mejor método es el uso de una desensiladora o carro unifeed con fresa que permiten desprender la cantidad justa sin necesidad de apalancar con la pala del tractor, pues crean grietas que introducen aire en una buena parte de la masa ensilada.

          

Manuel Rondón Fernández

Jefe de Producto de Vacuno Lechero en NANTA S.A.    www.nanta.es

 Noticia recopilada de : www.la-leche.es 22-09-11

Subcategorías